Periodismo: excepciones que confirman la regla

En mi libro lo afirmo: Carlos Dávila es ejemplo significativo de una casta de desvergonzados, por cierto muy escasos, pero que manchan a la profesión periodística. Y es que, a pocos periodistas le preparaban todos los meses un sobre con cien mil pesetas para que hablara bien del ministro que tocara, fuera quien fuera. Juan Carlos Rodríguez Ibarra le dijo todo esto a la cara a finales de los ochenta, en una comida repleta de periodistas como  José Oneto, Iñaki Gabilondo, Nativel Preciado, Pernando Ónega, Daniel Gavela, Antonio Casado… todos ellos del grupo Crónica. Juan Carlos Rodríguez Ibarra le dijo muy claramente que nunca le iba a dar ni una peseta, y que por eso se dedicaba a hablar mal de él.

Social Share Toolbar